Capilla virtual


Viva Jesús Sacramentado. Viva y de todos sea amado

Padre nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Ave María

 
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén
.




La oración preferida del Padre Pío


I.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: “En verdad les digo, pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá!”.

He aquí que, confiando en tus santas palabra, yo llamo, busco, y pido la gracia……

Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Sagrado Corazón de Jesús, espero y confío en Ti.

II.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: “En verdad les digo, pasarán los cielos y la tierra pero mis palabras jamás pasarán”

He ahí que yo, confiando en lo infalible de tus santas palabras pido la gracia……

Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Sagrado Corazón de Jesús, espero y confío Ti.

III.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: “En verdad les digo, todo lo que pidáis a mi Padre en mi Nombre, se les concederá”.

He ahí que yo, al Padre Eterno y en tu nombre pido la gracia…….

Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Sagrado Corazón de Jesús, espero y confío Ti.

¡Oh Sagrado Corazón de Jesús, el cual es imposible no sentir compasión por los infelices, ten piedad de nosotros, pobres pecadores, y concédenos las gracias que pedimos en nombre del Inmaculado Corazón de María, nuestra tierna Madre, San José, padre adoptivo del Sagrado Corazón de Jesús, ruega por nosotros. Amén.

PENSAMIENTOS DEL PADRE PÍO Y ORACIONES
UNO

No permitas que haya tristeza en tu alma, porque la tristeza impide que el Espíritu Santo actúe libremente.

Si alguna vez insistes en estar triste, que sea una santa tristeza ante la visión del mal que se está difundiendo más y más en la sociedad hoy en día.

¡Cuántos pobres son todos los días desertando de Dios, nuestro Supremo Bien!

Oración:

Señor Jesús, tú eres la razón de mi alegría, y nunca me abandonarás a mis enemigos.

Cuando los dardos opresivos de la tristeza, de la oscuridad, de la duda, del desaliento, o del temor vienen a mí, incita el Espíritu Santo dentro de mí para que pueda ser llenado de la luz del amor, de la oración, de la alabanza, de la gratitud y del recuerdo de la alegría a la cual estoy llamado contigo.
DOS

No te entregues como sucede a menudo, por desgracia.

En medio de las pruebas que pueden afligirte, solo deposita tu confianza en nuestro Bien Supremo sabiendo que Él nos cuida más de lo que una madre a su hijo.

Oración:

Señor Jesús, cuando estoy tentado a la auto-confianza en la batalla espiritual, por favor ayúdame a reenfocar tu victoria.

Cuando me resisto a ser levantado en la cruz contigo, graciosamente deja que tus brazos fuertes me sostengan.

Enséñame el amor del sacrificio por devoción a tu cruz.

Por favor, fortaléceme en todas las pruebas para que mi fe, esperanza y amor prevalezcan por la gracia.

TRES

Piensa cuando el enemigo está susurrando en voz alta en tu mente, cuando él quiere que creas que estás casi en el punto de estar perdido.

A pesar de estas malas insinuaciones, el Señor está contigo como nunca antes en tus tribulaciones.

Dios nos dice. Tened coraje, pues, y no tengáis miedo, porque es seguro que el que teme estar perdido no se perderá y el que pelee con los ojos fijos en Dios clamará victoria y el himno triunfal.

No hay nada que temer, porque el Padre celestial nos ha prometido la ayuda necesaria para evitar que seamos vencidos por las tentaciones.

Oración:

Señor Jesús, cuando la oscuridad desciende sobre mi alma y los espíritus malignos me atacan sin cesar, concédeme que me vuelva a ticon fe, esperanza y amor.

Deseo gritar: “¡Victoria!”, y alabarte siempre.

¡Pero, desgraciadamente, soy débil! Por lo tanto, confiaré en tu misericordia que nunca cesa.

CUATRO


Negarse a someter su propio juicio al de los demás, especialmente a los que son expertos en el campo en cuestión, es una señal de que poseemos muy poca docilidad y un signo demasiado obvio de orgullo secreto.

Oración:

Señor Jesús, por favor ayúdame a honrar a aquellas personas a quienes has puesto en autoridad.

Protégeme, Señor, del orgullo secreto; hazme sensible a su veneno.

La altura del orgullo es cuando mi corazón se retira de ti, mi Hacedor.

Sálvame, Señor, de la locura y del vicio.  
CINCO

No te acuestes nunca para dormir sin antes haber examinado tu conciencia en la forma en que has pasado el día y sin antes dirigir tus pensamientos a Dios.

Luego ofrece y consagra tu persona entera y la de cada cristiano.

Ofrece, además, a la gloria de Su divina Majestad, el resto que está lejos.

Y nunca olvides a tu Ángel de la Guarda que siempre está cerca de ti, que nunca te deja, no importa lo mal que lo trates.

¡O indescriptible excelencia de este buen ángel nuestro!

¡Cuántas veces, por desgracia, le he hecho llorar cuando me rehusé a cumplir sus deseos que también eran deseos de Dios!

Que este fiel amigo nuestro nos salve de una mayor infidelidad.

Oración:

Señor Jesús, es imposible para mí mostrar suficiente gratitud por el don de mi Ángel de la Guarda, mi fiel amigo de toda la vida y protector.

Por favor, concédeme la sensibilidad espiritual para oír el impulso de tus santos ángeles.

Al final de cada día, ayúdame a saber cómo mis actos honraron o deshonraron a Su Majestad.

SEIS

El alma que está destinada a reinar con Jesucristo en gloria eterna, debe ser remodelada por los golpes de martillo y cincel.

Pero ¿cuáles son estos golpes del martillo y del cincel mediante los cuales el artista divino prepara la piedra, el alma elegida?

Estos golpes del cincel son las sombras, temores, tentaciones, tormentos espirituales y agitación, con una pizca de desolación e incluso dolor físico.

Oración:

Señor Jesús, concede que en pruebas de fe y pruebas de amor, me aferro a ti en fe porque estás conmigo.

Deseo confiarme enteramente a tu bondad y protección.

Sólo pido la gracia de nunca desagradarte.

Cuando caigo en la tentación, abogo por la gracia de levantarme y empezar de nuevo.

SIETE

No importa cuán grande sea el juicio a que el Señor te someta, no importa lo insoportable que sea tu desolación espiritual en ciertos momentos de tu vida.

Nunca pierdas el corazón.

Recurre con una confianza más infantil a Jesús, que nunca podrá resistir a darte un poco de consuelo y valor.

Volveos a Él en todo momento, incluso cuando el diablo trata de echar un manto sobre tu vida, mostrándote tus pecados.

Levanta tu voz en voz alta a Él y deja que exprese tu humildad espiritual, tu sincera contrición y tu oración vocal.

Es cierto que el poder de Dios triunfa sobre todo, pero la oración humilde y sufriente prevalece sobre Dios mismo.

Oración:

Señor Jesús, preparaste amorosamente una eterna corona de gloria para los que pelean la buena lucha por amor a ti.

Ruego por la confianza de someterme a cualquier juicio que creas conveniente para formarme como un soldado en tu ejército.

Señor, tú eres mi fortaleza y mi salvación.

Creo que no me abandonarás al infierno.

Yo soy tuyo y tú eres mío.

Seas glorificado en mí, pobre pecador.

OCHO

Que María, la Madre de Jesús y nuestra Madre, os haga comprender todo lo que está contenido en el gran secreto del sufrimiento, llevado con espíritu cristiano.

Que Ella obtenga para ti toda la fuerza que requieres para subir a la cumbre del Calvario cargada con tu propia cruz.

Desafortunadamente, se necesita una gran fuerza para seguir este camino, pero ten cuidado, porque el Salvador nunca te dejará solo ni sin su ayuda.

Oración:

Señor Jesús, tú me has dado a tu Madre como mi madre también.

Deseo estar siempre atento al gran secreto de María sobre el sufrimiento, llevado con espíritu cristiano.

Oh María, en mis alegrías y penas, ayúdame a hacer eco de tu himno de gratitud, el Magnificat.

Por favor, sostenme la mano al pie de la Cruz para no huir.


Quédate, Señor, conmigo, porque es necesaria tu presencia para no olvidarte. Sabes cuán fácilmente te abandono.

Quédate, Señor, conmigo, pues soy débil y necesito tu fuerza para no caer muchas veces.

Quédate, Señor, conmigo, porque eres mi luz y sin ti estoy en tinieblas.

Quédate, Señor, conmigo, porque eres mi vida y sin ti pierdo el fervor.

Quédate, Señor, conmigo, para darme a conocer tu voluntad.

Quédate, Señor, conmigo, para que oiga tu voz y te siga.

Quédate, Señor, conmigo, pues deseo amarte mucho y estar siempre en tu compañía.

Quédate, Señor, conmigo, si quieres que te sea fiel.

Quédate, Señor, conmigo, porque por más pobre que sea mi alma, desea ser para ti un lugar de consuelo y un nido de amor.

Quédate, Jesús, conmigo, pues es tarde y el día se acaba… La vida pasa; la muerte, el juicio, la eternidad se acercan y es necesario recuperar mis fuerzas para no demorarme en el camino, y para ello te necesito. Ya es tarde y la muerte se acerca. Temo la oscuridad, las tentaciones, la aridez, la cruz, los sufrimientos – y te necesito mucho, Jesús mío, en esta noche de exilio.

Quédate, Jesús, conmigo, porque en esta noche de la vida, de peligros, necesito de ti. Haz que, como tus discípulos, te reconozca en la fracción del pan; que la comunión eucarística sea la luz que disipe las tinieblas, la fuerza que me sustenta y la única alegría de mi corazón.

Quédate, Señor, conmigo, porque en la hora de la muerte quiero estar unido a ti; si no por la comunión, al menos por la gracia y por el amor.

Quédate, Jesús, conmigo; no pido consuelos divinos porque no los merezco, sino el don de tu presencia, ¡ah, sí, te lo pido!

Quédate, Señor, conmigo; sólo a ti te busco; tu amor, tu gracia, tu voluntad, tu corazón, tu espíritu, porque te amo y no pido otra recompensa sino amarte más. Con un amor firme, práctico, amarte de todo corazón en la tierra para seguirte amando perfectamente por toda la eternidad.
Padre Pío

Fuentes: forosdelavige.org, padrepiomexico.or



  Archivo

Capilla Virtual: Sagrado Corazón de Jesús
Capilla virtual -Nuestra amistad con Dios

Capilla virtual - Su dolor, como el mío
Capilla virtual - Que te conozca y que me conozca

Capilla virtual - Momentos de Oración
Capilla virtual - Pon en sus manos todo lo bueno y lo malo

Capilla virtual - Adoración al Santísimo Sacramento
Capilla virtual - Gracias, Señor por Tu Amor

Capilla virtual - Meditaciones del Via Crucis
Capilla virtual - Letanías al Sagrado Corazón de Jesús

Capilla virtual - Orar con los Salmos
Capilla virtual - 15 minutos en compañía de Jesús sacramentado

Compartir
 
Palabras de Agua y Luz
Grupo de Facebook · 1067 miembros
Unirte al grupo
"Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: "Dame de beber", tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva." Juan 4,10 https:...
 

Recibe las novedades en tu correo

Te puede interesar:

10 citas bíblicas sobre la Vocación