Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2018

Carta a Mi Madre, María

Imagen
Y Él, con el último aliento que su inmedible amor por nosotros le proporcionó, te dice "¡Mujer, ahí tienes a tu hijo!", señalándote a mi hermano Apóstol Juan, en representación de todos mis hermanos...
Pedro Sergio Antonio Donoso Brant ocds

 Madre, yo como sensible hijo tuyo, no puedo dejar de sentir dolor el pensar, que frente a tu Hijo Jesús, estuviste con tus manos juntas esperando el minuto irreversibles de su muerte, el mismo Hijo, que fue fruto divino de tu bendito vientre, el mismo Verbo hecho carne, el Hijo de Dios, el que acepto la voluntad de Padre, el que entregó su vida por todos su hermanos del mundo. 
Y Él, con el último aliento que su inmedible amor por nosotros le proporcionó, te dice "¡Mujer, ahí tienes a tu hijo!", señalándote a mi hermano Apóstol Juan, en representación de todos mis hermanos, de mi Iglesia, de otras Iglesias, y de los sin Iglesia, porque el es el Salvador de todos los hombres, que acto de amor mas grande. 
Que orgullo mas g…

El Papa responde a los niños. 6 difíciles preguntas sobre Dios y el destino

Imagen
“Hay muchos `¿por qué?´. A algunos de estos `¿por qué?´ puedo dar una respuesta, a otros no; solo Dios puede darla”“Dios transforma nuestro corazón con su misericordia y también transforma nuestra vida. No somos siempre iguales, nos están “trabajando”. Dios nos trabaja el corazón, es Él, y somos trabajados como barro en las manos del alfarero; y el amor de Dios toma el lugar de nuestro egoísmo” 



Respuestas del Papa Francisco

Queridos muchachos, queridos hermanos y hermanas: Os doy las gracias por este encuentro y por la confianza con que me habéis hecho vuestras pregunta, en las que se siente la realidad de vuestra vida.
Tengo vuestras preguntas aquí y ya las había leído. Pero antes de responder, me gustaría dar las gracias al Señor por vosotros, porque estáis aquí, porque Él, con la colaboración de muchos amigos, os ha ayudado a avanzar y a crecer. Y juntos recordamos a tantos niños y jóvenes que se fueron al cielo: oramos por ellos y rezamos por aquellos que viven en situaciones de gr…

El Vía crucis de todos los hombres

Imagen
"Cristo sigue cayendo y cayendo en las calles de nuestra vida. En las esquinas, en las aceras, en los cruces de caminos, en las cunetas de nuestra existencia, hay hermanos caídos en la tierra y aplastados por su cruz."
Meditaciones sobre el Vía crucis del P. Ramón Cué, s.j.
I- Jesús es condenado a muerte
Gracias, Señor, por tu condena a muerte. Has querido pasar para siempre a la historia con “antecedentes penales”. En los archivos de la justicia humana tienes una ficha irredimible: reo de muerte. Y por esa ficha tuya, infamante e injusta, son quemadas para siempre nuestras justas fichas de merecida y culpable condenación; son destruidos los archivos de nuestras comprobadas injusticias personales y se nos concede un edicto plenario de absolución. Por tu condena a muerte, gracias, Señor.

II- Jesús carga con la cruz
Cristo no estrenó ninguna cruz. Es absurdo imaginar que los soldados acudieran a un bosque próximo a escoger y talar un árbol con cuyo tronco preparar una cruz nuev…

Cuando Dios parece haberse ido

Imagen
"Todo cristiano que busca la santidad en la vida experimenta la aridez en su alma. Para la mayoría es una experiencia desgarradora. Es una paradoja, pues el alma se confunde cuando se da cuenta de que, entre más trate, más lejos parece estar Jesús..."
Amanecer en la Montaña Madre Ángelica
¡Qué extraña es una vida espiritual que lleva a un alma al fuego sólo para hacerla sentir que se congela! Es, si nos dejamos guiar por las apariencias, una contradicción. En el mundo, entre más cercanos estemos a un amigo o un ser querido, nos sentimos más seguros y libres de peligros. Entre más profundo es el amor, mayor es el brillo que se siente en la presencia del amado y así es como crecemos en el amor de Dios. Él quiere que le amemos "en Espíritu y en Verdad" y este tipo de amor está más allá del amor humano -tan más allá como la diferencia entre el oscilar de un cerillo y el sol al medio día.
El amor humano en todo su esplendor debe ser elevado a un nivel todavía mayor. El ai…