Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

San Juan Bosco en 20 frases

Ser bueno no consiste en no cometer ninguna falta, sino en saber enmendarse.
Nunca suprimas el bien para impedir un mal.
Las buenas obras es mejor hacerlas cuanto antes.
Las obras no son de caridad cuando se hacen por interés.
Es necesario ser tolerante, porque manchas no le faltan ni al sol.

¡Sin ti, nada oh Dios!

¡Sorpréndeme, oh Padre!
Para que, dejándome guiar y llevar por Ti
Tú, sólo Tú, seas el soplo
que conduzca y empuje el navío de mis días
¡Sal a mi encuentro, con tus brazos abiertos!

Y, apreciando tu presencia,
nunca me falte tu aliento en mis pasos
tu Palabra en mis débiles obras
tu consejo en las noches de incertidumbres

¡Necesito tanto tu autoridad, Señor!
Saber que me acompañas en mis luchas
Creer que me arropas en mis proyectos

¡Sin ti, nada oh Dios!  y contigo todo    Eres la fuente de mi inspiración la semilla que, mis manos, dejan en el surco La llama viva con la cual intento prender el mundo

 El amor infinito que pone al descubierto el mío
limitado, cerrado e interesado
Eres, oh Dios, el dueño de la existencia
Aquel que en el silencio habla
y en el amor tiene su último y mejor mensaje

Aquel que, cuando se le llama,
tarde o temprano responde
Aquel que, cuando se le arroja fuera del mundo,
sigue aguardando el retorno
con manos tendidas y abiertas

¡Sin ti, nada oh Dios!

Ayúdanos, Dios y Padre, que estás en…

¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?

Lectura del santo Evangelio según San Marcos (3, 31-35)

En aquel tiempo, llegaron la madre y los hermanos de Jesús y des­de fuera lo mandaron llamar. La gente que tenía sentada alrededor le dijo: «Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan». Les contestó: «¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?» Y, paseando la mirada por el corro, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la volun­tad de Dios, ese es mi hermano y mi hermana y mi madre».  «Palabra del Señor. Gloria a ti Señor Jesús» Jesús incluye en su familia a todos los que hacen la voluntad del Padre. Su reino va mas allá de los lazos de sangre, aun mas allá del pueblo judío. Jesús vino al mundo para reconciliarnos a todos con el Padre y restaurarnos en la familia como hijos. Todos éramos hijos pródigos y llegamos a ser familia de Dios gracias a Jesús. Pero debemos responder cumpliendo la voluntad del Padre, fieles a la alianza de amor.

Jesús no rechaza la honra a su madre. Mas bien enseña que todos podemos part…

La Conversión de San Pablo

La Sagrada Biblia, en el capítulo 9 de los Hechos de los Apóstoles, narra así La Conversión de San Pablo:
"Saulo, respirando amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote y le pidió cartas de recomendación para las sinagogas de los judíos de Damasco, para que si encontraba algunos seguidores de Cristo, los pudiera llevar presos y encadenados a Jerusalén.
Y sucedió que yendo de camino, cuando estaba cerca de Damasco, de repente le rodeó una luz venida del cielo; cayó en tierra y oyó una voz que le decía: "Saulo, Saulo, ¿Por qué me persigues?". El respondió: ¿Quién eres tú Señor? Y oyó que le decían: "Yo soy Jesús a quien tú persigues. Pero ahora levántate; entra en la ciudad, y allí se te dirá lo que tendrás que hacer".

Los hombres que iban con él se habían detenido mudos de espanto, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo, y aunque tenía los ojos abiertos no veía nada. Lo llevaron de la mano y lo hicieron entrar en …

Los cielos cuentan la gloria de Dios

Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia el firmamento

Salmo 19,1

¿Cómo está presente Jesús en nuestra vida?

Miguel Payá Andrés

La Nube del No Saber

"Si quieres centrar todo tu deseo en una simple palabra que tu mente pueda retener fácilmente, elige una palabra breve mejor que una larga. Palabras tan sencillas como ”Dios” o ”Amor” resultan muy adecuadas. Pero has de elegir una que tenga significado para ti.

Fíjala luego en tu mente, de manera que permanezca allí suceda lo que suceda. Esta palabra será tu defensa tanto en la guerra como en la paz. Sírvete de ella para golpear la nube de la oscuridad que está sobre ti y para dominar todas las distracciones, fijándolas en la nube del olvido, que tienes debajo de ti.

Si algún pensamiento te siguiera molestando queriendo saber lo que tú haces, respóndele con esta única palabra. Si tu mente comienza a intelectualizar el sentido y las connotaciones de esta ”palabrita”, acuérdate de que su valor estriba en su simplicidad. Haz esto y te aseguro que tales pensamientos desaparecerán. ¿Por qué? Porque te has negado a desarrollarlos discutiendo con ellos. 

Busca la paz (...y sigue tras ella)

Apártate del mal y practica el bien, 
busca la paz y sigue tras ella.

Salmo 34,14