Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

Quién es Esta que va subiendo cual aurora naciente...

Catena Legionis

Antífona. ¿Quién es Esta que va subiendo cual aurora naciente, bella como la luna, brillante como el sol, terrible como un ejército formado en batalla?

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso
ha hecho obras grandes por mí;
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles,
de generación en generación.

Él hace proezas con brazo;
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
- como lo había prometido a nuestros padres -
en favor de Abrahán y su descendencia
por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Antífona. ¿Quién es Esta que v…

Un sólo Señor, una sola fe, un sólo bautismo

...pongan empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz. Uno es el cuerpo, uno el Espíritu, como una es la esperanza a que han sido llamados, un sólo Señor, una sola fe, un sólo bautismo

Efesios 4,3-5

Unidos a Cristo

¿Te parece monótono el rosario?

Al Rosario

El altar de la Virgen se ilumina,
y ante él de hinojos la devota gente
su plegaria deshoja lentamente
en la inefable calma vespertina.

Rítmica, mansa, la oración camina
con la dulce cadencia persistente
con que deshace el surtidor la fuente,
con que la brisa la hojarasca inclina.

Tú, que esta amable devoción supones
monótona y cansada, y no la rezas,
porque siempre repite iguales sones;
Tú no entiendes de amores ni tristezas.
¿Qué pobre se cansó de pedir dones?
¿Qué enamorado de decir ternezas?

Enrique Menéndez y Pelayo (1861-1920)  “El amor sólo tiene una palabra y, diciéndola siempre, no la repite nunca”. 

Canto Gregoriano - VENI CREATOR SPIRITUS - Schola Gregoriana Mediolanensis.

Canto Gregoriano Veni Creator Espiritus, Schola Gregoriana Mediolanensis

Ven, Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, danos un corazón grande, abierto a tu silenciosa y potente palabra inspiradora; un corazón hermético ante cualquier ambición mezquina; un corazón grande para amar a todos, para servir a todos, para sufrir con todos; un corazón fuerte para resistir a cualquier tentación, cualquier prueba, cualquier desilusión, cualquier ofensa; un corazón feliz de poder palpitar al ritmo del corazón de Cristo y cumplir humildemente, fielmente la divina voluntad.
Pablo VI

¿Que la Iglesia "cambie" y se "actualice"?

Canto Gregoriano CREDO IN UNUM DEUM, Schola Gregoriana Mediolanensis

Canto Gregoriano CREDO IN UNUM DEUM, Schola Gregoriana Mediolanensis,

Dir. Giovanni Vianini, Organista Gian Nicola Vessia

Fiesta de Nuestra Señora del Rosario

Oración a Nuestra Señora del Rosario

Nuestra Señora del Rosario:
En el silencio de este día
vengo a pedirte la paz, la sabiduría, la fortaleza.
Quiero mirar al mundo con ojos llenos de paz,
para ser paciente, comprensiva, dulce y buena.
Ver a tus hijos mas allá de las apariencias
como tu misma los ves.

Cierra mis oídos a toda calumnia
guarda mi lengua de toda maledicencia;
que solo los pensamientos que bendicen,
moren en mi espíritu.

Que sea tan benevolente y tan alegre,
que todos aquellos que se me aproximen,
sientan tu presencia.
Revísteme Madre Mía de tu belleza,
y que a lo largo de este día yo te revele.
Amén





El Ángelus (Cantado en Latin)

El Angelus, cantado en latín por las Hijas de María

Carta de San Francisco a todos los fieles

De la carta de San Francisco de Asís dirigida a todos los fieles

Debemos ser sencillos, humildes y puros.

La venida al mundo del Verbo del Padre, tan digno, tan santo y tan glorioso, fue anunciada por el Padre altísimo, por boca de su santo arcángel Gabriel, a la santa y gloriosa Virgen María, de cuyo seno recibió una auténtica naturaleza humana, frágil como la nuestra. El, siendo rico sobre toda ponderación, quiso elegir la pobreza, junto con su santísima madre. Y, al acercarse su pasión, celebró la Pascua con sus discípulos. Luego oró al Padre, diciendo: Padre mío, si es posible, que pase y se aleje de mi ese cáliz.

Sin embargo, sometió su voluntad a la del Padre. Y la voluntad del Padre fue que su Hijo bendito y glorioso, a quien entregó por nosotros y que nació por nosotros, se ofreciese a sí mismo como sacrificio y víctima en el ara de la cruz, con su propia sangre, no por sí mismo, por quien han sido hechas todas las cosas, sino por nuestros pecados, dejándonos un ejemplo para que …