Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

¿Cómo hablar de Dios?

¿Cómo hablar de Dios en nuestro tiempo? ¿Cómo comunicar el Evangelio para abrir caminos a su verdad salvífica en los corazones frecuentemente cerrados de nuestros contemporáneos y en sus mentes a veces distraídas por los muchos resplandores de la sociedad?
¿Cómo hablar de Dios?
Benedicto XVI

Jesús mismo, dicen los evangelistas, al anunciar el Reino de Dios se interrogó sobre ello: «¿Con qué podemos comparar el Reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos?» (Mc 4, 30). ¿Cómo hablar de Dios hoy? La primera respuesta es que nosotros podemos hablar de Dios porque Él ha hablado con nosotros. La primera condición del hablar con Dios es, por lo tanto, la escucha de cuanto ha dicho Dios mismo. ¡Dios ha hablado con nosotros! Así que Dios no es una hipótesis lejana sobre el origen del mundo; no es una inteligencia matemática muy apartada de nosotros. Dios se interesa por nosotros, nos ama, ha entrado personalmente en la realidad de nuestra historia, se ha auto-comunicado hasta encarnarse. Dios es una rea…

El Adviento. Tiempo para procurar ser mejores

La Iglesia, para comenzar el año litúrgico, celebra la llegada de Cristo con una gran fiesta a la cual llamamos Navidad. Esta fiesta es tan importante para los cristianos que la Iglesia, antes de celebrarla, prepara a sus hijos durante el período conocido como Adviento. Ya desde tiempos remotos la Iglesia acostumbra tener esta preparación.
La palabra Adviento, como se conoce este temporada, significa "llegada" y claramente indica el espíritu de vigilia y preparación que los cristianos deben vivir. Al igual que se prepara la casa para recibir a un invitado muy especial y celebrar su estancia con nosotros, durante los cuatro domingos que anteceden a la fiesta de Navidad, los cristianos preparan su alma para recibir a Cristo y celebrar con Él su presencia entre nosotros. En este tiempo es muy característico pensar: ¿cómo vamos a celebrar la Noche Buena y el día de Navidad? ¿con quien vamos a disfrutar estas fiestas? ¿qué vamos a regalar? Pero todo este ajetreo no tiene sentido…

Nuestra Señora de La Medalla Milagrosa

El 27 de noviembre de 1830 la Virgen Santísima se apareció a Santa Catalina Labouré, humilde religiosa vicentina, y se le apareció de esta manera: La Virgen venía vestida de blanco. Junto a Ella había  un globo luciente sobre el cual estaba la cruz. Nuestra Señora abrió sus manos y de sus dedos fulgentes salieron rayos luminosos que descendieron hacia la tierra. María Santísima dijo entonces a Sor Catalina: "Este globo que has visto es el mundo entero donde viven mis hijos. Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre. Me siento tan contenta al poder ayudar a los hijos que me imploran protección. ¡Pero hay tantos que no me invocan jamás! Y muchos de estos rayos preciosos quedan perdidos, porque pocas veces me rezan".
Entonces alrededor de la cabeza de la Virgen se formó un círculo o una aureola con estas palabras: "Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Ti". Y una voz …

Sed de Dios es lo que tienes

Sed de Dios es lo que tienes. Deja ya de dar vueltas y vueltas, de negar el grito en tu corazón. Estás vacío y lo sabes. Avanzar en círculos no es avanzar.  Sed de Dios es lo que tienes. Pídele a Él y Él, de la fuente de agua viva, te dará y tu sed saciará para siempre

Manuel Rodriguez Diaz

¿Por qué me sucede esto a mí? ¿Cómo lo permite Dios?

P Evaristo Sada LC.
Cuando sufres y no entiendes nada. Es como estar perdido en medio de un laberinto y luego ser capaz de verlo desde lo alto y encontrarle sentido.
¿Por qué me sucede esto a mí? ¿Cómo lo permite Dios? ¿Qué hice para merecer este castigo? ¿Qué será de mi futuro? Son preguntas hirientes que brotan con frecuencia en medio del sufrimiento.
Con el salmista (Sal 30) gritamos:
Piedad, Señor, que estoy en peligro: se consumen de dolor mis ojos, mi garganta y mis entrañas.

Le damos vueltas con la cabeza y no entendemos nada. Es simplemente incomprensible. Toda la sensibilidad se retuerce y a veces se rebela. No es para menos. "No lo entiendo, Señor, no tiene ningún sentido, no me entra en la cabeza."

A ti, Señor, me acojo: no quede yo nunca defraudado; Tú, que eres justo, ponme a salvo, inclina tu oído hacia mí; ven aprisa a librarme, la roca de mi refugio, un baluarte donde me salve.

Las cosas no me cuadran
Lo que estás viviendo te parece que no encaja con el concepto …

5 oraciones al Espíritu Santo

Tú que lo aclaras todo.
Espíritu Santo, Tú que me aclaras todo, que iluminas todos los caminos para que yo alcance mi ideal. Tú que me das el don Divino de perdonar y olvidar el mal que me hacen y que en todos  los instantes de mi vida estas conmigo. Quiero en este corto diálogo agradecerte por todo  y confirmar que nunca quiero separarme de Ti, por mayor que sea la ilusión material. Deseo estar contigo y todos mis seres queridos en la gloria perpetua. Gracias por tu misericordia para conmigo y los mios. Gracias Dios mio.
Amor del Padre y del Hijo (Cardenal Verdier)
Oh Espíritu Santo, Amor del Padre y del Hijo,
Inspírame siempre lo que debo pensar, lo que debo decir, cómo debo decirlo, lo que debo callar, cómo debo actuar, lo que debo hacer, para gloria de Dios, bien de las almas y mi propia Santificación.
Espíritu Santo, Dame agudeza para entender, capacidad para retener, método y facultad para aprender, sutileza para interpretar, gracia y eficacia para hablar.
Dame acierto al empezar …

Eucaristía. Sacramento de piedad, signo de unidad y vínculo de caridad

Catequesis de Juan Pablo II
1. "¡Sacramento de piedad, signo de unidad y vínculo de caridad!". Esta exclamación de san Agustín en su comentario al evangelio de san Juan (Juan 26, 13) de alguna manera recoge y sintetiza las palabras que san Pablo dirigió a los Corintios y que acabamos de escuchar: "Porque el pan es uno, somos un solo cuerpo, aun siendo muchos, pues todos participamos de ese único pan" (1 Co 10, 17). La Eucaristía es el sacramento y la fuente de la unidad eclesial. Es lo que ha afirmado desde el inicio la tradición cristiana, basándose precisamente en el signo del pan y del vino. Así, la Didaché, una obra escrita en los albores del cristianismo, afirma: "Como este fragmento estaba disperso por los montes y, reunido, se hizo uno, así sea reunida tu Iglesia de los confines de la tierra en tu reino" (9, 4).
2. San Cipriano, obispo de Cartago, en el siglo III haciéndose eco de estas palabras, dice: "Los mismos sacrificios del Señor ponen d…

No limites el encuentro con Jesús a un simple "sentir bonito"

La fe no es una emoción. La fe se vive día a día y en cada momento de cada día. Las emociones varían de un momento a otro,  y si nuestra vida espiritual la llevamos atada a ellas hoy podríamos amanecer exultantes en el amor a Dios y para el mediodía no creer ni un poco; después nos pasa algo agradable por la tarde y sentimos que nuestra fe regresa, para desaparecer de nuevo por la noche porque nos encontramos sin agua o nos damos un martillazo en un dedo.
No limites el encuentro con Jesús a un simple "sentir bonito". Vívelo en las alegrías cotidianas y también en los malos ratos; el Señor ha puesto en ti Su Amor y está contigo siempre. 

Manuel Rodriguez Diaz

Den gracias al Señor, porque es bueno (Salmo 136, 1-5)

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!
Den gracias al Dios de los dioses, porque es eterno su amor;
den gracias al Señor de los señores, porque es eterno su amor.
El solo hizo maravillas, porque es eterno su amor.
Hizo los cielos con inteligencia, porque es eterno su amor;
Salmo 136, 1-5

El que es fiel en las cosas pequeñas, también es fiel en las grandes

Lectura del santo Evangelio según san Lucas. (Lucas 16,9-15) Gloria a ti, Señor.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Con el dinero, tan lleno de injusticias, gánense amigos que, cuando ustedes mueran, los reciban en el cielo. El que es fiel en las cosas pequeñas, también es fiel en las grandes; y el que es infiel en las cosas pequeñas, también es infiel en las grandes. Si ustedes no son fieles administradores del dinero, tan lleno de injusticias, ¿quién les confiará los bienes verdaderos? Y si no han sido fieles en lo que no es de ustedes, ¿quién les confiará lo que sí es de ustedes? No hay criado que pueda servir a dos amos, pues odiará a uno y amará al otro, o se apegará al primero y despreciará al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero”. Al oír todas estas cosas, los fariseos, que son amantes del dinero, se burlaban de Jesús. Pero él les dijo: “Ustedes pretenden pasar por justos delante de los hombres; pero Dios conoce sus corazones, y lo que es m…

10 citas bíblicas sobre el Bautismo

Y ahora, ¿qué esperas? Levántate, recibe el bautismo y lava tus pecados invocando su nombre (Hechos 22, 16)

Pedro les contestó: "Conviértanse y que cada uno se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de sus pecados; y recibirán el don del Espíritu Santo; pues la Promesa es para ustedes y para sus hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor Dios nuestro." (Hechos 2, 38-39)

Y les dijo: vayan por todo el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. (Marcos 16, 15-16)

La muerte no es el final del camino

La muerte no es el final Cesáreo Gabaráin.

Tú nos dijiste que la muerte     no es el final del camino,     que aunque morimos no somos     carne de un ciego destino.     Tú nos hiciste, tuyos somos.     Nuestro destino es vivir     siendo felices contigo,     sin padecer ni morir.
    Cuando la pena nos alcanza     por un hermano perdido,     cuando el adiós dolorido     busca en la fe su esperanza,     en tu palabra confiamos,
    con la certeza que tú
    ya le has devuelto la vida,
    ya le has llevado a la luz.

    Cuando, Señor, resucitaste,
    todos vencimos contigo.
    Nos regalaste la vida
    como en Betania al amigo.
    Si caminamos a tu lado,
    no va a faltarnos tu amor,
    porque, muriendo, vivimos
    vida más clara y mejor.

Autor: Cesáreo Gabaráin