Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

Ven y sígueme

La voz suave del Dios que llama Fernando Pascual

Un mensaje que es llevado a todo el mundo a través de mensajeros frágiles y decididos, que escuchan la voz de Dios, en una tarde de silencios 

Dios llama. Ayer, hoy, y mañana. Hombres y mujeres se consagran. Sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos que dan un sí para siempre, sin condiciones. El mundo es distinto con cada respuesta, con cada entrega. Hay hombres y mujeres que quieren amar más, que reflejan, con su vida, que Dios es fiel, que Dios nos quiere con locura.

Cada vocación es un misterio. Dios sonríe y espera un sí libre, sincero. Quiere que le amemos, que le demos lo que somos, sin límites, sin condiciones. Quiere que seamos felices en sus manos, que confiemos, que sigamos sus huellas, camino del Calvario, hacia un Sepulcro vacío que nos habla de Vida y de Esperanza.

Dar un sí a Dios no es fácil si falta amor. Dios no subyuga con la fuerza ni con amenazas. Su voz es suave, discreta, respetuosa. Invita y calla, s…

Mi roca - Manuel Rodriguez Diaz

Feliz Navidad

Adviento: Por qué viene el Señor (Juan Pablo II)

La liturgia del Adviento La Iglesia ahora está viviendo el Adviento, y por ello nuestros encuentros del miércoles se centran en este período litúrgico. Adviento significa «venida». Para penetrar en la realidad del Adviento, hasta ahora hemos procurado mirar en dirección de quién es el que viene y para quién viene. Hemos hablado, por lo tanto, de un Dios que al crear el mundo se revela a Sí mismo: un Dios Creador. Y el miércoles pasado hablamos del hombre. Hoy seguiremos adelante para hallar respuesta más completa a la pregunta: ¿por qué el «Adviento»?, ¿por qué viene Dios?, ¿por qué quiere venir hasta el hombre?
La liturgia del Adviento se funda principalmente en textos de los profetas del Antiguo Testamento. En ella habla casi todos los días el profeta Isaías. En la historia del Pueblo de Dios de la Antigua Alianza, él era un «intérprete» particular de la promesa que este pueblo había recibido de Dios hacía tiempo en la persona del fundador de su estirpe: Abraham. Como tod…

No hay tregua

Llena de Gracia, el nombre mas bello de María.

Benedicto XVI
Queridos hermanos y hermanas:

Celebramos hoy una de las fiestas de la bienaventurada Virgen más bellas y populares: la Inmaculada Concepción. María no sólo no cometió pecado alguno, sino que quedó preservada incluso de esa común herencia del género humano que es la culpa original, a causa de la misión a la que Dios la había destinado desde siempre: ser la Madre del Redentor.
Todo esto queda contenido en la verdad de fe de la Inmaculada Concepción. El fundamento bíblico de este dogma se encuentra en las palabras que el Ángel dirigió a la muchacha de Nazaret: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo» (Lucas 1, 28). «Llena de gracia», en el original griego «kecharitoméne», es el nombre más bello de María, nombre que le dio el mismo Dios para indicar que desde siempre y para siempre es la amada, la elegida, la escogida para acoger el don más precioso, Jesús, «el amor encarnado de Dios» (encíclica «Deus caritas est», 12).

Podemos…

Debe ser terrible

Manuel Rodriguez Diaz

Debe ser terrible ser un adulante y practicar diariamente la lealtad irreflexiva. Masticar migajas lanzadas al vuelo por el poderoso al mando, no dejar salir ni un pensamiento sin autorización.

Claro, a lo mejor todo eso es más fácil de sobrellevar al volante de una camioneta Hummer o tomando clases de equitación, cata de vinos o cualquier cosa parecida. A lo mejor el poder de fulminar cualquier intento de crítica repitiendo una consigna al tiempo que se ven abiertas las puertas a un paraíso de caprichos reprimidos, le gana fácilmente la partida a escrúpulos de tiempos más inocentes.

Debe ser terrible no tener conciencia con la cual lidiar, viajar al monte Everest si te da la gana y prohibirle la salida del país a quien se te ocurra. Olvidarte de lo que creías, incluso olvidar que alguna vez creíste en algo.

Lo peor deben ser las pesadillas. Esas noches terribles cuando te imaginas señalado por el dedo del poder; estás fuera, oyes que te gritan en t…

Como No Creer En Dios - Coro Cantaré -