Ir al contenido principal

Entradas

El Vía crucis de todos los hombres

"Cristo sigue cayendo y cayendo en las calles de nuestra vida. En las esquinas, en las aceras, en los cruces de caminos, en las cunetas de nuestra existencia, hay hermanos caídos en la tierra y aplastados por su cruz."
Meditaciones sobre el Vía crucis del P. Ramón Cué, s.j.
I- Jesús es condenado a muerte
Gracias, Señor, por tu condena a muerte. Has querido pasar para siempre a la historia con “antecedentes penales”. En los archivos de la justicia humana tienes una ficha irredimible: reo de muerte. Y por esa ficha tuya, infamante e injusta, son quemadas para siempre nuestras justas fichas de merecida y culpable condenación; son destruidos los archivos de nuestras comprobadas injusticias personales y se nos concede un edicto plenario de absolución. Por tu condena a muerte, gracias, Señor.

II- Jesús carga con la cruz
Cristo no estrenó ninguna cruz. Es absurdo imaginar que los soldados acudieran a un bosque próximo a escoger y talar un árbol con cuyo tronco preparar una cruz nuev…
Entradas recientes

Cuando Dios parece haberse ido

"Todo cristiano que busca la santidad en la vida experimenta la aridez en su alma. Para la mayoría es una experiencia desgarradora. Es una paradoja, pues el alma se confunde cuando se da cuenta de que, entre más trate, más lejos parece estar Jesús..."
Amanecer en la Montaña Madre Ángelica
¡Qué extraña es una vida espiritual que lleva a un alma al fuego sólo para hacerla sentir que se congela! Es, si nos dejamos guiar por las apariencias, una contradicción. En el mundo, entre más cercanos estemos a un amigo o un ser querido, nos sentimos más seguros y libres de peligros. Entre más profundo es el amor, mayor es el brillo que se siente en la presencia del amado y así es como crecemos en el amor de Dios. Él quiere que le amemos "en Espíritu y en Verdad" y este tipo de amor está más allá del amor humano -tan más allá como la diferencia entre el oscilar de un cerillo y el sol al medio día.
El amor humano en todo su esplendor debe ser elevado a un nivel todavía mayor. El ai…

Sólo Dios Basta

Nada te turbe,  nada te espante,  todo se pasa,  Dios no se muda; la paciencia  todo lo alcanza;  quien a Dios tiene  nada le falta: Sólo Dios basta.
Poema de Santa Teresa de Ávila Músic por Manuel Rodriguez Diaz

El bautismo de Jesús

"...y Juan el Bautista reconoció que él era el Cristo, el «Cordero de Dios» que había venido para quitar el pecado del mundo..."
Benedicto XVI 
"Hoy fijamos la mirada en Jesús que, a la edad de cerca de treinta años, se hizo bautizar por Juan en el río Jordán. Se trataba de un bautismo de penitencia, que utilizaba el símbolo del agua para expresar la purificación del corazón y de la vida. Juan, llamado el «Bautista», es decir, «el que bautiza», predicaba este bautismo a Israel para preparar la inminente llegada del Mesías; y decía a todos que detrás de él vendría otro, más grande que él, que no bautizaría con agua, sino con el Espíritu Santo (cf. Mc 1,7-8).
Y cuando Jesús fue bautizado en el Jordán el Espíritu Santo descendió y se posó sobre él con apariencia corporal de paloma, y Juan el Bautista reconoció que él era el Cristo, el «Cordero de Dios» que había venido para quitar el pecado del mundo (cf. Jn 1,29). Por eso, el bautismo en el Jordán es también una «epifaní…

Desprenderse. Dejar atrás... para crecer

María, como madre, ayuda a sus hijos a crecer, a desprenderse del “hombre viejo”, de la piel vieja. Ella, sin duda, nos ayuda en nuestro caminar.
Padre Eusebio Gómez Navarro OCD
“Durante la época del monzón, en Kerala, el estado del sur de la India de donde yo procedo, los campos de arroz se extienden como una interminable alfombra esmeralda hacia el horizonte. Es una época de crecimiento y alegría para todas las criaturas. Cuando era niño solía caminar junto a mi guía espiritual, la madre de mi madre, a través de aquellos campos de arroz hasta el templo de nuestros antepasados.
Mientras caminábamos, a menudo veíamos junto al sendero la piel abandonada de una serpiente, formando una especie de lazo. Un día pregunté a mi abuela: “¿Por qué las serpientes se desprenden de su piel?” Su respuesta estuvo llena de sabiduría. Ahora me doy cuenta de que se refirió a muchas cosas más que a las serpientes. “Si las serpientes no se despojaran de su piel” –contestó– “no crecerían. Se ahogarían den…

El padre Pío y la Navidad

Meditaciones de Navidad del Padre Pío.
“Lejos en la noche, en la época más fría del año, en una fría cueva, más adecuada para un rebaño de bestias que para los seres humanos, el prometido Mesías – Jesús – el salvador de la humanidad, viene al mundo en la plenitud de los tiempos.

No hay nadie que clame a su alrededor: sólo un buey y una mula dando su calor al recién nacido, con una humilde mujer y un hombre pobre y cansado, en adoración a su lado.
Nada puede ser oído, salvo los sollozos y gemidos del niño Dios.
Y por medio de su llanto y lágrimas él ofrece a la justicia divina el primer rescate por nuestra redención. Se esperaba desde hace cuarenta siglos; con suspiros de nostalgia los antiguos Padres habían implorado su llegada. . Las Sagradas Escrituras profetizan claramente la hora y el lugar de su nacimiento, y sin embargo el mundo está en silencio y nadie parece darse cuenta del gran evento. . Sólo unos pastores, que habían estado ocupados cuidando sus ovejas en los pastos, viene…