Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2017

San Pedro y san Pablo

Pedro y Pablo: dos personas muy diferentes, dos historias muy distintas, dos «conversiones» que nada se parecen (la de Pedro duró tres años; la de Pablo, un instante), dos apostolados que empiezan siendo muy diferentes, pero que cada vez se van pareciendo más, hasta quedar unidos en el martirio en Roma, bajo Nerón.
Pedro se había retirado a Galilea después de la muerte de Jesús, pero la resurrección lo hizo volver a Jerusalén, a reunir a la comunidad mesiánica y esperar la venida del Hijo del hombre. Pero el Hijo del hombre venía como rey de todos los pueblos; por eso, Pedro reconoció desde el principio la misión que Cristo había confiado a Pablo.
Con tiempo vio Pedro cómo la comunidad se extendía por una vasta geografía y se fue haciendo presente por todas partes donde había cristianos. Había experimentado la obra de Dios en el apostolado de la circuncisión, es decir, conversión de los judíos y encarrilamiento de los paganos por la senda de las prácticas judías. Así se habían de cump…

¿Qué es un Obispo?

OBISPO: Del griego epískopos, el término significa literalmente inspector, vigilante.
En la Iglesia el obispo es el que ha recibi eldo el sacramento del orden sagrado en el grado del episcopado. En virtud de su consagración sacramental y en comunión jerárquica con la cabeza y con los demás miembros del colegio, es constituido miembro del cuerpo episcopal. Puesto al frente de una Iglesia particular, desempeña en ella en nombre de Cristo oficio de enseñar, santificar y gobernar.
En el Nuevo Testamento se menciona por primera vez la figura del epíscopo en Flp 1,1. En 1 Tim 3,1-7 se encuentran algunas indicaciones sobre las cualidades requeridas para los epíscopos: se trata de figuras ministeriales que residen en la comunidad, pero resulta un tanto difícil decir hasta qué punto se diferencian de los presbíteros o ancianos que aparecen en otros lugares (cf. Tit 1,5-7; Hch 20,1728; 1 Pe 5,1). Parece ser que los epíscopos-presbíteros ejercen en la comunidad una autoridad que les han conf…

San Juan bautista: La voz del que clama en el desierto

- San Agustín -
La Iglesia celebra el nacimiento de Juan como algo sagrado y él es el único de los santos cuyo nacimiento se festeja; celebramos el nacimiento de Juan y el de Cristo. Ello no deja de tener su significado, y, si nuestras explicaciones no alcanzaran a estar a la altura de misterio tan elevado, no hemos de perdonar esfuerzo para profundizarlo, y sacar provecho de él.
Juan nace de una anciana estéril; Cristo, de una joven virgen. El futuro padre de Juan no cree el anuncio de su nacimiento y se queda mudo; la Virgen cree el del nacimiento de Cristo y lo concibe por la fe. Esto es, en resumen, lo que intentaremos penetrar y analizar; y, si el poco tiempo y las pocas facultades de que disponemos no nos permiten llegar hasta las profundidades de este misterio tan grande, mejor os adoctrinará aquel que habla en vuestro interior, aun en ausencia nuestra, aquel que es el objeto de vuestros piadosos pensamientos, aquel que habéis recibido en vuestro corazón y del cual habéis sido …

10 citas bíblicas del libro de los Salmos (IV)

Alcé mi voz, y clamé al Señor; a Dios clamé y me atendió.(Salmo 76, 2)
Bienaventurados, Señor, los que moran en tu casa: alabarte han por los siglos de los siglos. Dichoso el hombre que en ti tiene su amparo; y que ha dispuesto en su corazón,(Salmo 84, 5-6)
Porque Dios ama la misericordia y la verdad: dará el Señor la gracia y la gloria (Salmo 84, 12)
Señor, en todas las épocas has sido tú nuestro amparo. (Salmo 90, 1)
No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da toda la gloria, para hacer brillar tu misericordia y tu verdad, a fin de que jamás digan los gentiles: ¿Dónde está su Dios?(Salmo 115, 1-2)
Este es el día que ha hecho el Señor. Alegrémonos y regocijémonos en él. (Salmo 118, 24)

Estás aquí, Señor, en la libertad que nos hace libres

No te vemos pero, en Belén, te hiciste hombre, te dejaste tocar, adorar, amar y ofrendar. No te escuchamos, pero en el Espíritu tu voz habla con fuerza. Fuiste, Cristo, la última palabra que pronunciaste, la que se mantiene viva perenne con el transcurso de los años y de los siglos. No te alcanzamos con la mano pero en la Eucaristía vives y nos fortaleces nos haces sentir tu cercanía y tu compromiso tu poder y tu auxilio, tu Gracia y tu bondad. Estás aquí, Señor
Que no te dejemos más allá del sol y de la luna pues bien sabemos, oh Dios, que eres sol de justicia cuando te buscamos en las luchas de cada día o te defendemos en los más necesitados. Cuando te anhelamos en un mundo que necesita ser mejor o te descubrimos en la común unión con los otros. Estás aquí, Señor.

¿Está María en la Biblia?

¿Cuántas veces son o han sido acusados los católicos de adorar a María  como si fuera una "diosa"?; desobedeciendo así el primer mandamiento de la ley de Dios dado a Moisés en el monte Sinaí, que dice: "Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto ". (Deuteronomio 6,13), "no tendrás otros Dioses a parte de mi" (Éxodo 20, 3).

Hay que tener en cuenta que la Iglesia Católica ha aceptado fielmente este decreto divino en la persona de Dios Padre y en Jesucristo quien "es la imagen visible de Dios, que es invisible ", (Colosenses 1, 15). "Él es el resplandor glorioso de Dios, la imagen misma de lo que Dios es" (Hebreos 1,3). Que quede claro que los católicos no adoramos a María, tan sólo la veneramos (respecto especial), porque es ella la mujer escogida por el Padre Eterno, para que fuera la madre de su "hijo unigénito" pues "la mujer dio a luz un hijo varón. El cual ha de gobernar a todas las naciones con cetro de hier…

Mira que estoy a la puerta y llamo, dice el Señor...

Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo. (Apocalipsis 3:20)


Manuel Rodriguez Diaz
Mira que estoy a la puerta y llamo, dice el Señor; pero yo soy alguien muy importante;estoy muy ocupado recordándole a todos lo importante que soy; preocupándome por cosas que no han pasado, por un futuro que no ha llegado y por mi ilusión de creer que todas las circunstancias están bajo mi control.
Mira que estoy a la puerta y llamo, dice el Señor; pero yo no estoy; salí a buscarlo por intrincados caminos que lucen esotéricos y exóticos, llenos de misterios y fascinantes secretos milenarios.
Mira que estoy a la puerta y llamo, dice el Señor; pero yo soy demasiado listo, demasiado sofisticado, demasiado intelectual, demasiado cool; no puedo creer en Él.
Mira que estoy a la puerta y llamo, dice el Señor; pero yo estoy dolido y resentido, seco y vacío. Hundido. No quiero levantarme, me acostumbré a la tristeza y a ella me…

Las 7 gracias de Pentecostés

La Esencia de Pentecostés.

Según las fuentes bíblicas ¿de dónde nos viene el Espíritu Santo? Nos viene a través de Jesús, pero ¿de qué Jesús? y esto es lo interesante, lo hermoso. En Juan 16,7 Jesús dijo: "Les conviene que yo me vaya. Si yo no me voy, el Espíritu Santo no vendrá a ustedes, pero si Yo me voy, Yo se lo enviaré".
Y antes en Juan 7,39 comenta el evangelista: "Y esto lo decía del Espíritu que iban a recibir los que creyeran en El porque todavía no había Espíritu, porque Jesús no había sido glorificado".
Qué palabra tan extraña: "Todavía no había Espíritu porque Jesús todavía no había sido glorificado". Jesús necesita terminar su carrera mesiánica, recibir después de su resurrección el gran título de ser el Mesías, el Salvador, el Señor, para después poder dar el Espíritu Santo.
En Hechos 2,33 está escondido este texto importante en la Cristología, en el que se dice primero: "A Jesús, Dios lo ha resucitado". Segundo: "Y habiendo …