Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Vivir otra Vez.

Como quisieras volver a estrenar los diez años y comenzar otra vez la existencia, y con aquellos mismos ojos contemplar de nuevo todas las cosas: tu misma vida, la vocación, tu familia, el mundo en que has vivido, todas las realidades. Porque has retorcido lo derecho, te has complicado la existencia misma; tan sencilla y hermosa era la vida, Cristo tan atractivo y tu vocación como botón de rosa, tu jardín tan florecido, tan sembrado de esperanzas… ahí floreció tu primavera. Hoy vuelves la vista atrás, y, aunque no puedes quitarte los años, si puedes rescatar tu alma de niño, de apostólico recién estrenado, y contemplar con esos ojos y esa alma inocente todas las cosas. Comenzar de nuevo tu hermosa vocación, que creció risueña en la ribera de un río y en un valle de verdor. A muchas millas de allí vuelve a empezar todas las cosas; empieza a amar tu vocación, a Dios, a María Santísima, con tu amor primero, con tu amor de rosa de Castilla.
Autor: P. Mariano de Blas /Fuente: …

Alfareros - Yo te adoro

Tú tienes palabras de vida eterna (Juan 6,55.60-69)

Lectura del santo Evangelio según san Juan
En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida”. Al oír sus palabras, muchos discípulos de Jesús dijeron: “Este modo de hablar es intolerable, ¿quién puede admitir eso?” Dándose cuenta Jesús de que sus discípulos murmuraban, les dijo: “¿Esto los escandaliza? ¿Qué sería si vieran al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El Espíritu es quien da la vida; la carne para nada aprovecha. Las palabras que les he dicho son espíritu y vida, y a pesar de esto, algunos de ustedes no creen”. (En efecto, Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo habría de traicionar). Después añadió: “Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede”. Desde entonces, muchos de sus discípulos se echaron para atrás y ya no querían andar con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: “¿También ustedes quieren dejarme?” Simón Pedro le respondió: “Señor, ¿a q…

Ven y lo verás (Juan 1,45-51)

Lectura del santo Evangelio según san Juan En aquel tiempo, Felipe se encontró con Natanael y le dijo: “Hemos encontrado a aquel de quien escribió Moisés en la ley y también los profetas. Es Jesús de Nazaret, el hijo de José”. Natanael replicó: “¿Acaso puede salir de Nazaret algo bueno?» Felipe le contestó: «Ven y lo verás”. Cuando Jesús vio que Natanael se acercaba, dijo: “Este es un verdadero israelita en el que no hay doblez”. Natanael le preguntó: “¿De dónde me conoces?” Jesús le respondió: “Antes de que Felipe te llamara, te vi cuando estabas debajo de la higuera”. Respondió Natanael: “Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel”. Jesús le contestó: “Tú crees, porque te he dicho que te vi debajo de la higuera. Mayores cosas has de ver“. Después añadió: “Yo les aseguro que verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre”

¿qué más me falta? (Mateo 19,16-22)

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un joven y le preguntó: “Maestro, ¿qué cosas buenas tengo que hacer para conseguir la vida eterna?” Le respondió Jesús: “¿Por qué me preguntas a mí acerca de lo bueno? Uno solo es el bueno: Dios. Pero, si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos”. Él replicó: “¿Cuáles?” Jesús le dijo: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, ama a tu prójimo como a ti mismo. Le dijo entonces el joven: “Todo esto lo he cumplido desde mi niñez, ¿qué más me falta?” Jesús le dijo: “Si quieres ser perfecto, ve a vender todo lo que tienes, dales el dinero a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme”. Al oír estas palabras, el joven se fue entristecido, porque era muy rico.

Amen a sus enemigos (Mateo 5,43-48)

Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, oren por sus perseguidores.Así serán hijos de su Padre del cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos y hace llover sobre justos e injustos.
Si ustedes aman sólo a quienes los aman, ¿qué premio merecen? También hacen lo mismo los recaudadores de impuestos.
Si saludan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? También hacen lo mismo los paganos. Por tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre de ustedes que está en el cielo.

Salmo 72

Manuel Rodriguez Diaz contacto

Indiferentismo religioso (2)

Basta la Biblia para salvarse
Es otra trampa. Según estas personas, en la Biblia uno encuentra todo lo necesario para salvarse. Teniendo la Biblia, uno lo tiene todo. Por lo tanto, el problema de la verdadera Iglesia sale sobrando. Los que piensan así, están convencidos de que la Biblia está al origen de todo y que todas las iglesias salieron de la Biblia. 



Evidentemente, están equivocados. 
 Para poder entender este problema, he aquí unos puntos básicos:

1. - Cristo fundó una sola Iglesia, asegurándole que permanecería hasta el fin del mundo. Esta Iglesia históricamente se demuestra ser la Iglesia Católica.

2. - Cristo mandó «predicar», no «escribir» su mensaje. Él mismo no escribió nada.

3. - La Iglesia Católica vivió muchos años sin el Nuevo Testamento.

4. - Este se terminó de escribir alrededor del año 100 después de Cristo y fue el fruto más bonito de la actividad de las primeras generaciones de los discípulos de Cristo. A este propósito véase: «Canon Bíblico» .

5. - La Iglesia Católic…

Indiferentismo religioso (1)

Todas las religiones son buenas

Es una expresión que se oye repetir muy seguido. Según esta afirmación, no importa a qué religión uno pertenezca, puesto que todas enseñan lo mismo y por consiguiente son igualmente buenas. Es el primer paso para que se debilite la fe del católico y empiece a simpatizar con otras creencias. Cuando uno ya tomó la decisión de dejar la Iglesia y aceptar otra creencia, ya no piensa lo mismo. Para él todo lo bueno está en el nuevo grupo. Todos los demás grupos están equivocados, empezando por la Iglesia Católica. Evidentemente, se trata de una trampa y nada más.

En realidad existe mucha diferencia entre la Iglesia Católica y los demás grupos. Por ejemplo, la Iglesia Católica sostiene el valor de la Biblia y la Tradición, como medios para descubrir la Revelación. Los demás aceptan solamente la Biblia. ¿Podemos decir que es lo mismo? La mayoría de los cristianos creen en la divinidad de Cristo y la Trinidad de Dios. Los testigos de Jehová niegan esto. ¿Es lo m…

Rainy day - Manuel Rodriguez Diaz

Dios ama al que da con alegría - 2Co 9,6-10

Hermanos: Recuerden que el que poco siembra, cosecha poco, y el que mucho siembra, cosecha mucho. Cada cual dé lo que su corazón le diga y no de mala gana ni por compromiso, pues Dios ama al que da con alegría’. Y poderoso es Dios para colmarlos de toda clase de favores, a fin de que, teniendo siempre todo lo necesario, puedan participar generosamente en toda obra buena. Como dice la Escritura: ‘Repartió a manos llenas a los pobres; su justicia permanece eternamente’. Dios, que proporciona la semilla al sembrador y le da pan para comer, les proporcionará a ustedes una cosecha abundante y multiplicará los frutos de su justicia.

Nacer es tener una madre

Amó a Dios como sólo una madre puede amar.
María es la única mujer a quien Dios puede llamar madre y Jesús es el único Dios a quien una mujer puede llamar Hijo

Nacer es tener una madre. Así ha sido y es para todo hombre; así ha sido para el mismo Dios, que se hizo hombre en el seno de una Virgen. Por eso, el título mariano de "Madre de Dios" es una de las verdades más consoladoras y más ennoblecedoras de la humanidad. El cristianismo no teme en afirmar que Dios se ha acunado en los brazos de una mujer. Una mujer, María de Nazaret, que es madre en su cuerpo y sobre todo madre en su corazón, como bellamente nos enseña san Agustín.

1. Al ritmo de la vida de Cristo. Entre la vida de Jesús y la de María hay una estupenda sincronía y un paralelismo magnífico de misterio y de donación. Junto a la Encarnación del Verbo está la Inmaculada Concepción; con el nacimiento de Jesús se relaciona inseparablemente la maternidad de María; a los pies de la cruz del Redentor se halla d…

La Transfiguración de Jesús (Marcos 9,2-10)

Lectura del santo Evangelio según san Marco En aquel tiempo, Jesús tomó aparte a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos a un monte alto y se transfiguró en su presencia. Sus vestiduras se pusieron esplendorosamente blancas, con una blancura que nadie puede lograr sobre la tierra. Después se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro le dijo a Jesús: “Maestro, ¡qué a gusto estamos aquí! Hagamos tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. En realidad no sabía lo que decía, porque estaban asustados. Se formó entonces una nube, que los cubrió con su sombra, y de esta nube salió una voz que decía: “Este es mi Hijo amado; escúchenlo”. En ese momento miraron alrededor y no vieron a nadie sino a Jesús, que estaba solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó que no contaran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos. Ellos guardaron esto en secreto, pero discutían ent…

Felices los que van por un camino intachable (Salmo 119, 1-5)

Felices los que van por un camino intachable, los que siguen la ley del Señor              Felices los que cumplen sus prescripciones y lo buscan de todo corazón
los que van por sus caminos, sin hacer ningún mal.
Tú promulgaste tus mandamientos para que se cumplieran íntegramente.
¡Ojalá yo me mantenga firme en la observancia de tus preceptos!

con el amor del Señor - Gladys Garcete

Madre... ¡Que no nos cansemos...!

¡MADRE Inmaculada! ¡Que no nos cansemos! ¡Madre nuestra! ¡Una petición! ¡Que no nos cansemos!

Si, aunque el desaliento por el poco fruto o por la ingratitud nos asalte, aunque la flaqueza nos ablande, aunque el furor del enemigo nos persiga y nos calumnie, aunque nos falten el dinero y los auxilios humanos, aunque vinieran al suelo nuestras obras y tuviéramos que empezar de nuevo... Madre querida... ¡Que no nos cansemos!

Firmes, decididos, alentados, sonrientes siempre, con los ojos de la cara fijos en el prójimo y en sus necesidades, para socorrerlos, y con los ojos del alma fijos en el Corazón de Jesús, que está en el Sagrario, ocupemos nuestro puesto, el que a cada uno nos ha señalado Dios.
¡Nada de volver la cara atrás!
¡Nada de cruzarse de brazos!
¡Nada de estériles lamentos!.

Mientras nos quede una gota de sangre que derramar, unas monedas que repartir, un poco de energía que gastar, una palabra que decir, un aliento de nuestro corazón, un poco de fuerza de nuestras manos o en nuest…