Que a nadie le falte el pan

Señor Jesús, todos los hombres buscamos el pan y la paz. ¡Cómo nos alegra oír de tus labios esta palabra íntima! Saber que tú eres el pan de vida, pan amasado con el fruto de la tierra, pan ganado con sudor, pan que da fuerza para andar el camino, pan para el pobre y el peregrino.
Eso eres tú: pan vivo. Que el pan que compartimos nos una a todos en el cuerpo de Cristo. Renueva, Señor, en este día el corazón de nuestra sociedad, para que el pan de la abundancia sea compartido con los pobres.
Haz que a nadie le falte el pan: el pan de tu palabra y de tu espíritu, el pan de un jornal suficiente, el pan de la libertad, el pan de la amistad y del amor fraterno. Acuérdate, Señor, de los miembros más débiles de tu cuerpo. Y que nosotros no los olvidemos nunca.

10 citas bíblicas sobre la oración

Citas bíblicas - La oración


Con la alegría de la esperanza; constantes en la tribulación; perseverantes en la oración (Romanos 12,12)

Confía en él, oh pueblo, en todo tiempo; derrama ante él tu corazón, ¡Dios es nuestro refugio! (Salmo 62,8)

En verdad, en verdad les digo: lo que pidan al Padre en mi nombre se los dará. Hasta ahora nada le han pedido en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su gozo sea colmado.(Juan 16, 23-24)

Si alguno de ustedes está falto de sabiduría, que la pida a Dios, que da a todos generosamente y sin echarlo en cara, y se la dará. Pero que la pida con fe, sin vacilar; porque el que vacila es semejante al oleaje del mar, movido por el viento y llevado de una a otra parte. (Santiago 1, 5-6)

No se inquieten por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presenten a Dios sus peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. (Filipenses 1,6)

El Señor le dijo: "He escuchado la plegaria y la súplica que has dirigido delante de mí. He santificado esta Casa que me has construido para poner en ella mi Nombre para siempre; mis ojos y mi corazón estarán en ella siempre (1 Reyes 9,2)

Señor; ya de mañana oyes mi voz; de mañana te presento mi súplica, y me quedo a la espera. (Salmo 5,3)

Amen a sus enemigos y oren por aquellos que los persigan (Mateo 5,44)

Velen y oren, para que no caigan en tentación; que el espíritu está pronto, pero la carne es débil. (Mateo 26,41)

En esto está la confianza que tenemos en él: en que si le pedimos algo según su voluntad, nos escucha. (1 Juan 5,14) 



Recibe las actualizaciones en tu correo:


by FeedBurner



Comentarios