Ir al contenido principal

El Rosario de los Emigrantes


Misterios Dolorosos.


Primer Misterio: La oración de Jesús en el huerto.

Texto bíblico

“Salió Jesús, como de costumbre, al monte de los Olivos, y lo siguieron los discípulos. Al llegar al sitio, les dijo: ‘Orad, para no caer en la tentación’. Él se arrancó de ellos, alejándose como a un tiro de piedra y arrodillado, oraba diciendo: ‘Padre, si quieres, aparte de mí este cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya’” (Lc 22, 39-42).

Texto de Magisterio

La Iglesia, por su naturaleza, es solidaria con el mundo de los emigrantes, los cuales, con su variedad de lenguas, razas, culturas y costumbres, le recuerdan su condición de pueblo peregrino desde todas las partes de la tierra hacia la patria definitiva. Esta perspectiva ayuda a los cristianos a evitar toda lógica nacionalista y a huir de los esquemas ideológicos demasiado estrechos. La Iglesia les recuerda que es preciso encarnar el Evangelio en la vida, para que se convierta en su levadura y alma, entre otras cosas gracias al constante esfuerzo por librarlo de esas circunstancias culturales que frenan su dinamismo íntimo” (Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial de los Emigrantes y Refugiados [2.2199], Insegnamenti, XXII,1, p. 305).

Intención

Oremos, en esta decena, para que la Iglesia cumpla la exhortación de Jesús de velar, orar y reconocer al emigrante en Él, agonizante en el Getsemaní de la historia, y, junto con los Organismos de la sociedad civil, hallar las respuestas más adecuadas para mejorar la calidad de vida humana y cristiana de los migrantes y de los refugiados.


Padre nuestro, 10 Ave Marias, Gloria

Segundo Misterio: La flagelación del Señor

Texto bíblico
“Entonces Pilatos tomó a Jesús y lo mandó azotar. Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le echaron por encima un manto color púrpura; y, acercándose a él, le decían: ‘¡Salve, rey de los judíos!’ Y le daban bofetadas” (Jn 19, 1-3).

Texto del Magisterio
“A la luz de este horizonte universal de comunión, resalta como grave ofensa a Dios y al hombre cualquier situación en la que personas o grupos humanos se ven obligados a huir de su tierra para buscar refugio en otros lugares” (Juan Pablo II, Ángelus [15.6.2003], L’Osservatore Romano, 16-17.6.2003,p.5).

Intención
Oremos, en esta decena, para que el Señor nos ilumine y nos ayude a comprender que los graves padecimientos, de que son víctimas los refugiados y los desplazados, representan una derrota de la comunidad humana, hecho posible también a causa de nuestra indiferencia y de no aceptar la responsabilidad de una labor común para buscar las formas de acabar con este drama inaceptable.

Padre nuestro, 10 Ave Marias, Gloria

Tercer misterio: Jesús coronado de espinas 
 
Texto bíblico
“Los soldados del gobernador se llevaron a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la compañía: lo desnudaron y le pusieron un manto de color púrpura y trenzado una corona de espinas se la ciñeron a la cabeza” (Mt 27, 27-29).

Texto del Magisterio
“En un tiempo en que, por diversos motivos, tantas personas cruzan las fronteras en busca de asilo y de una nueva vida, los Capellanes de aeropuerto pueden ofrecer, a quienes se encuentran desarraigados de sus casa y de cuanto les es familiar, el consuelo y la comprensión que necesitan” (Juan Pablo II, Mensaje al III Encuentro Europeo de Capellanes de la Aviación Civil [14.5.2001], Atti, p. 7).

Intención
Oremos, en esta decena, por los capellanes y los agentes pastorales de los aeropuertos, para que con su presencia atenta y caritativa manifiesten en el ambiente aeroportuario la materna atención de la Iglesia hacia quienes están de paso o ahí trabajan, especialmente para con los necesitados de ayuda y consuelo.

Padre nuestro, 10 Ave Marias, Gloria

Cuarto Misterio: Jesús con la cruz a cuestas camino del calvario
Texto bíblico
“Entonces se lo entregó para que lo crucificaran. Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamado ‘de la Calavera’, que en hebreo se dice Gólgota” (Jn 19, 16-17).

Texto del Magisterio
“¿No es tal vez cierto que jamás fue conquistada como en estos nuestros tiempos, tal perfección de medios eficaces y expeditos con que proseguir este viajar sobre los caminos de la tierra, del mar y del cielo? Pero es también frecuente y doloroso, por otro lado, el tener que constatar que el drama del viajar termina en tragedia de muerte y llanto. Están frente a nosotros las estadísticas impresionantes de los muertos y de los heridos en accidentes viales, en tal modo que casi alcanzan numéricamente los desastres de las guerras del pasado” (Juan XXIII, El respeto a la vida humana fundamento de disciplina vial eficaz [9.8.1961] Discorsi, III, p. 382).

Intención
Oremos, en esta decena, por todos aquellos que han sido víctimas, directa o indirectamente, de algún accidente de tráfico, para que el dolor soportado tenga un sentido redentor, y se traduzca en compromiso y responsabilidad en la carretera, que llegue a evitar otros sufrimientos.

Padre nuestro, 10 Ave Marias, Gloria

Quinto Misterio: La crucifixión y muerte de Jesús
Texto bíblico
“Al llegar el mediodía, toda la región quedó en tinieblas hasta la media tarde. Y a la media tarde...Jesús, dando un fuerte grito, expiró... El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo había expirado dijo: ‘Realmente, este hombre era el Hijo de Dios’” (Mc 15, 33-34.37.39).

Texto del Magisterio
“El camino de Jesús, sin embargo, no acaba sobre el monte llamado Gólgota. La peregrinación terrena de Cristo se abre al infinito y al misterio de Dios, más allá de la muerte. Sobre el monte de la Ascensión se representa la etapa definitiva de su peregrinación. El Señor resucitado es elevado al cielo, mientras promete volver; camina hacia la casa del Padre a fin de prepararnos un sitio, para que donde esté él, estemos también nosotros con él. Así resume su misión: ‘Salí de junto al Padre y vine al mundo, ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre... Padre, quiero que, donde yo estoy, estén también conmigo los que me has dado, para que contemplen mi gloria’” (Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, La Peregrinación en el Gran Jubileo del Año 2000 [25.4.1998], n. 10).

Intención
Oremos, en esta decena, para que la práctica piadosa de la peregrinación disponga los corazones a un sincero arrepentimiento de las propias culpas, suscite sentimientos de comprensión por las flaquezas de los demás, inspire gestos concretos de solidaridad fraterna y robustezca el compromiso de la fe.

Padre nuestro, 10 Ave Marias, Gloria


Rosario de los Emigrantes e Itinerantes  
Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes
Ciudad del Vaticano 


Como rezar el Rosario 





 


Recibe las novedades en tu correo


by FeedBurner