31 de diciembre de 2016

Retrocediendo


Manuel Rodriguez Diaz.

Se puede quitar el polvo que se ha quedado a vivir sobre una foto vieja; se le puede pasar un trapo húmedo, no demasiado húmedo, y seguramente existen productos químicos utilizables en estos casos. No lo sé.

Lo que (sí) sé es que no puedes quitar el sucio que aparece reproducido en la fotografía en cuestión.

Tratar de corregir el pasado es una forma de perder el presente.

Ni una, ni diez mil, ni un millón de personas, por más que traten, pueden irse a vivir a otro siglo ni mucho menos llevar a otros, por las buenas o a las malas, a una especie de burbuja impenetrable dentro de la cual el siglo 21 no exista y los almanaques digan que es el año 1800 o el 1910.

No importa que se lo crean. No se puede. No es verdad.

Lo más peligroso al contratar un guía es no darle instrucciones precisas indicándole adonde queremos ir y terminar siguiéndolo ciegamente. Entonces tu baqueano acabará llevándote a donde él quiera; a otras épocas, al limbo, a Saturno o a terrenos absurdos que sólo existan en su febril imaginación de guía atormentado y tormentoso.

Entonces buscarás consejos y consejeros. Astrólogos, sicólogos, entomólogos, barberos e historiadores; tratando de conseguir alguien que pueda enderezarle el camino a tu guía y de ser posible, le recuerde que no basta con repetir las frases más célebres de los personajes más grandes para convertirse en un visionario autentico y conocedor de la verdad.

A punta de cuentos no se puede obligar al tiempo a ir hacia atrás. No importa si se los creen. No se puede. No es verdad.

 Manuel Rodriguez Diaz.

Recibe las actualizaciones en tu correo:


by FeedBurner