Que a nadie le falte el pan

Señor Jesús, todos los hombres buscamos el pan y la paz. ¡Cómo nos alegra oír de tus labios esta palabra íntima! Saber que tú eres el pan de vida, pan amasado con el fruto de la tierra, pan ganado con sudor, pan que da fuerza para andar el camino, pan para el pobre y el peregrino.
Eso eres tú: pan vivo. Que el pan que compartimos nos una a todos en el cuerpo de Cristo. Renueva, Señor, en este día el corazón de nuestra sociedad, para que el pan de la abundancia sea compartido con los pobres.
Haz que a nadie le falte el pan: el pan de tu palabra y de tu espíritu, el pan de un jornal suficiente, el pan de la libertad, el pan de la amistad y del amor fraterno. Acuérdate, Señor, de los miembros más débiles de tu cuerpo. Y que nosotros no los olvidemos nunca.

Bendito, bendito





Bendito, bendito, bendito sea Dios - los ángeles cantan y alaban a Dios 
Yo creo, Dios mío, que estás en el altar - oculto en la Hostia te vengo a adorar
Jesús de mi alma, te doy mi corazón, y en cambio te pido me des tu bendición 
Adoro en la hostia el Cuerpo de Jesús, su sangre preciosa que dio por mí en la cruz 
 A tus plantas llego confuso de dolor, de todas mis culpas imploro tu perdón 

Comentarios