19 de octubre de 2015

10 citas bíblicas del Libro de Los Salmos (II)

10 citas bíblicas del libro de Los Salmos (II)

En paz, todo a una, yo me acuesto y me duermo, pues tú solo, Señor, me asientas en seguro. (Salmos 4, 8)

Haz que cese la maldad de los impíos, y afianza al justo, tú que escrutas corazones y entrañas, oh Dios justo. (Salmos 7, 10)

Al ver tu cielo, hechura de tus dedos, la luna y las estrellas, que fijaste tú, ¿qué es el hombre para que de él te acuerdes, el hijo de Adán para que de él te cuides? (Salmos 8, 4-5)


Por la opresión de los humildes, por el gemido de los pobres, ahora me alzo yo, dice el Señor: auxilio traigo a quien por él suspira. (Salmos 12, 5)

Bendigo al Señor que me aconseja; aun de noche mi conciencia me instruye; pongo al Señor ante mí sin cesar; porque él está a mi diestra, no vacilo. (Salmos 16, 7-8)

El Señor, mi roca y mi baluarte, mi liberador, mi Dios; la peña en que me amparo, mi escudo y fuerza de mi salvación, mi ciudadela y mi refugio. (Salmo 18, 2)

El extiende su mano de lo alto para asirme, para sacarme de las profundas aguas; me libera de un enemigo poderoso, de mis adversarios más fuertes que yo. (Salmos 18, 16-17)

La ley del Señor es perfecta, consolación del alma, el dictamen del Señor, veraz, sabiduría del sencillo. (Salmos 19, 7)

El Señor es mi pastor, nada me falta (Salmo 23, 1)

El Señor es mi fuerza, escudo mío, en él confió mi corazón y he recibido ayuda: mi carne de nuevo ha florecido, le doy gracias de todo corazón. (Salmo 28, 7)

 - 10 citas bíblicas -