Que a nadie le falte el pan

Señor Jesús, todos los hombres buscamos el pan y la paz. ¡Cómo nos alegra oír de tus labios esta palabra íntima! Saber que tú eres el pan de vida, pan amasado con el fruto de la tierra, pan ganado con sudor, pan que da fuerza para andar el camino, pan para el pobre y el peregrino.
Eso eres tú: pan vivo. Que el pan que compartimos nos una a todos en el cuerpo de Cristo. Renueva, Señor, en este día el corazón de nuestra sociedad, para que el pan de la abundancia sea compartido con los pobres.
Haz que a nadie le falte el pan: el pan de tu palabra y de tu espíritu, el pan de un jornal suficiente, el pan de la libertad, el pan de la amistad y del amor fraterno. Acuérdate, Señor, de los miembros más débiles de tu cuerpo. Y que nosotros no los olvidemos nunca.

10 citas bíblicas del libro del Eclesiastés

10 citas bíblicas del libro del Eclesiastés

¡Vanidad de vanidades! ¡vanidad de vanidades, todo vanidad! (Ec. 1, 2)

Lo que fue, eso será; lo que se hizo, ese se hará. Nada nuevo hay bajo el sol. (Ec. 1, 9)

Yo vi que la sabiduría aventaja a la necedad, como la luz a las tinieblas. (Ec. 2, 13)


Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo: Su tiempo el nacer, y su tiempo el morir; su tiempo el plantar, y su tiempo el arrancar lo plantado. (Ec. 3, 1-2)

No te precipites a hablar, ni tu corazón se apresure a pronunciar una palabra ante Dios. Pues Dios está en el cielo, pero tú en la tierra: sean por tanto pocas tus palabras. (Ec. 5, 1)

Es mejor no hacer votos que hacerlos y no cumplirlos. (Ec. 5, 4)

Basta de palabras. Todo está dicho. Teme a Dios y guarda sus mandamientos, que eso es ser hombre cabal. (Ec. 12, 13)

Más vale oír reproche de sabio, que oír alabanza de necios. (Ec. 7, 5)

Como salió del vientre de su madre, desnudo volverá, como ha venido; y nada podrá sacar de sus fatigas que pueda llevar en la mano. (Ec. 5, 14)

Pues bien, un absurdo se da en la tierra: Hay justos a quienes les sucede cual corresponde a las obras de los malos, y malos a quienes sucede cual corresponde a las obras de los buenos. Digo que este es otro absurdo. (Ec. 8, 14)

Comentarios