18 de junio de 2014

Oración de San Juan Pablo II por los jóvenes

Ntra. Señora del Buen Consejo, por Pasquale Sarullo
"María, humilde sierva del Altísimo,el Hijo que engendraste te ha hecho sierva de la humanidad.
 
Tu vida ha sido un servicio humilde y generoso:has sido sierva de la Palabra cuando el Angel te anunció el proyecto divino de la salvación.
 
Has sido sierva del Hijo, dándole la vida y permaneciendo abierta al misterio.
 
Has sido sierva de la Redención,permaneciendo valientemente al pie de la Cruz,junto al Siervo y Cordero sufriente,que se inmolaba por nuestro amor.
 
Has sido sierva de la Iglesia, el día de Pentecostés,y con tu intercesión continúas generándola en cada creyente,también en estos tiempos nuestros, difíciles y atormentados.

A Ti, joven Hija de Israel, que has conocido la turbación del corazón joven ante la propuesta del Eterno, dirijan su mirada con confianza los jóvenes del tercer milenio.
Hazlos capaces de aceptar la invitación de tu Hijo a hacer de la vida un don total para la gloria de Dios.
Hazles comprender que servir a Dios satisface el corazón, y que sólo en el servicio de Dios y de su Reino nos realizamos según el divino proyecto y la vida llega a ser himno de gloria a la Santísima Trinidad
 
Amen".