5 de enero de 2012

Cinco panes y dos peces

Autor: Jorge González Guadalix - Fuente: www.100sacerdotes.com

Despacho de Cáritas. Víspera de Navidad. Más gente que nunca esperando una ayuda para celebrar las fiestas. Todos conocidos. La verdad es que nosotros mismos les habíamos sugerido que vinieran con el propósito de sorprenderles con un regalo especial para esos días: una cesta de Navidad con comestibles y algo de dinero para celebrar las fiestas.

Pero nos falló todo. Los donativos previstos no llegaron. Ni siquiera teníamos un detalle para cada uno. Y era triste decir, llegando Navidad, que no tenemos nada y «que Dios le ampare, hermano».

En el despacho yo y los voluntarios. Las lágrimas imposibles de contener. Fuera, la alegría de quien algo espera. Especialmente impactantes las risas de los niños. Las bromas de los mayores. Ese ruido que denota la ilusión de quien sabe que algo llegará seguro. No sabíamos qué hacer. ¿Cómo despedir a toda esa gente sin nada? Echamos mano a nuestros monederos… apenas para comprar cuatro chucherías. No nos atrevíamos a abrir la puerta. ¿Quién diría a esta gente que nada de nada, que había sido una visita baldía? Nos dijimos: vamos a rezar y que Dios nos ayude. Nos dimos las manos y rezamos serenamente el Padrenuestro.

Tras la oración les dije que miraría el buzón de Cáritas por si habían dejado algo y podíamos al menos comprar caramelos a los niños. La verdad es que en ese buzón apenas aparecían unas monedas cada semana. Fue un abrir por abrir. Un acto reflejo, pero desesperanzado.

Abrí el buzón, y un sobre. Abultado. Corrí al despacho sin atreverme a mirar el contenido. Lo dejé sobre la mesa en medio de un silencio que se mascaba. Nos quedamos completamente mudos como los grandes personajes de la Biblia ante la presencia de Dios. Porque eso era un regalo de Dios que no iba a consentir que la gente se marchara con las manos vacías.

Daba miedo tocar el sobre. Más aún abrirlo y mirar su contenido. Por fin alguien lo hizo con un respeto reverencial ante el milagro. Ochenta mil pesetas, que en ese tiempo, 1982, era una cantidad increíble.

No sabíamos si reír o llorar, quizá todo a la vez. Pero ahí estaba ese regalo de Dios. Porque lo de menos era quién depositó el sobre en el buzón de Cáritas. Lo que nos impresionaba era tocar con tanta claridad el misterio.

Era el milagro de los panes y los peces. Gente hambrienta. Apenas unas monedas que pudimos reunir los más cercanos. Fue colocarlas sobre la mesa y rezar juntos. Y Dios hizo que se multiplicaran de tal forma que llegó a todos… y hasta sobró.