Que a nadie le falte el pan

Señor Jesús, todos los hombres buscamos el pan y la paz. ¡Cómo nos alegra oír de tus labios esta palabra íntima! Saber que tú eres el pan de vida, pan amasado con el fruto de la tierra, pan ganado con sudor, pan que da fuerza para andar el camino, pan para el pobre y el peregrino.
Eso eres tú: pan vivo. Que el pan que compartimos nos una a todos en el cuerpo de Cristo. Renueva, Señor, en este día el corazón de nuestra sociedad, para que el pan de la abundancia sea compartido con los pobres.
Haz que a nadie le falte el pan: el pan de tu palabra y de tu espíritu, el pan de un jornal suficiente, el pan de la libertad, el pan de la amistad y del amor fraterno. Acuérdate, Señor, de los miembros más débiles de tu cuerpo. Y que nosotros no los olvidemos nunca.

Aguaviva OA - No me mueve mi Dios para quererte



Aguaviva - Ministerio Católico
No me mueve mi Dios para quererte, oración atribuida a Santa Teresa de Ávila.
Arte digital, guitarra y voz por Manuel Rodriguez Diaz


No me mueve mi Dios para quererte
el cielo que me tienes prometido
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte

Tú me mueves señor, mueveme el verte
clavado en una cruz, escarnecido
Mueveme al ver tu cuerpo tan herido
Mueveme tus afrentas y tu muerte

Mueveme, al fin, tu amor y en tal manera
que aunque no hubiera cielo yo te amara
y aunque no hubiera infierno te temiera

No me tienes que dar porque te quiera
Pues, aunque lo que espero no esperara
y lo mismo que te quiero te quisiera

Comentarios