21 de noviembre de 2011

Eclesiástico 13-15

Eclesiástico 13
1 El que toca la pez, se mancha, el que convive con el orgulloso, se hará como él.
2 No tomes sobre ti carga pesada, con el más fuerte y rico que tú no convivas. ¿Por qué juntar cántaro con caldero?Este le chocará y aquél se romperá.
3 El rico agravia y encima se envalentona, el pobre es agraviado y encima ha de excusarse.
4 Si le eres útil, se servirá de ti, si eres torpe, te abandonará.

5 Si tienes algo, vivirá contigo, y te despojará sin fatigarse él.
6 ¿Ha menester de ti? Tratará de engañarte, te sonreirá y te dará esperanzas; buenas palabras te dará y dirá: "¿Qué te hace falta?"
7 Te avergonzará en sus festines, hasta despojarte dos, tres veces, y para terminar se burlará de ti.Después, si te ve, te dejará a un lado, y meneará la cabeza ante ti.
8 Guárdate de dejarte engañar, y de ser humillado por estúpido.

9 Cuando te llame un poderoso, quédate a distancia, que tanto más te llamará.
10 No te presentes por ti mismo, no sea que te rechace, ni te quedes muy lejos, para no pasar inadvertido.
11 No pretendas hablar con él de igual a igual, ni te fíes de sus muchas palabras.Que con su mucho hablar te pondrá a prueba, como quien pasa el rato, te examinará.
12 Despiadado es quien no guarda tus palabras, no te ahorrará ni golpes ni cadenas.

13 Observa y ponte bien en guardia, porque caminas junto a tu propia ruina.
15 Todo viviente ama a su semejante, y todo hombre a su prójimo.
16 Todo animal según su especie se une, a su semejante se adhiere el hombre.
17 ¿Cómo podrá convivir lobo con cordero?Así el pecador con el piadoso.
18 ¿Qué paz puede tener la hiena con el perro? ¿qué paz el rico con el indigente?
19 Caza de leones son los onagros en el desierto, así los pobres son presa de los ricos.

20 Abonimación para el orgulloso es la humilidad, así para el rico es abominación el pobre.
21 El rico que vacila es sostenido por sus amigos, al humilde que cae sus amigos le rechazan.
22 Cuando el rico resbala, muchos le toman en sus brazos, dice estupideces, y le justifican; resbala el humilde, y se le hacen reproches, dice cosas sensatas, y no se le hace caso.
23 Habla el rico, y todos se callan, y exaltan su palabra hasta las nubes.Habla el pobre y dicen: "¿Quién es éste?" y si se equivoca, se le echa por tierra.

24 Buena es la riqueza en la que no hay pecado, mala la pobreza al decir del impío.
25 El corazón del hombre modela su rostro tanto hacia el bien como hacia el mal.
26 Signo de un corazón dichoso es un rostro alegre, la invención de proverbios es penoso ejercicio.

Eclesiástico 14
1 Feliz el hombre que no se ha deslizado con su boca, ni sufre tormento por la tristeza del pecado.
2 Feliz aquel a quien su conciencia no reprocha, y que no queda corrido en su esperanza.
3 Para el hombre mezquino no es buena la riqueza, para el envidioso, ¿de qué sirve el dinero?
4 Quien amontona a expensas de sí mismo, para otros amontona, con sus bienes se regalarán otros.
5 El que es malo para sí, ¿para quién será bueno?No logrará contento en medio de sus tesoros.

6 Nadie peor que el que se tortura a sí mismo, esa es la paga de su maldad.
7 Aun si llega a hacer el bien, lo hace por descuido, al final dejará ver su maldad.
8 Malo es el de ojo envidioso, que vuelve su rostro y desprecia a los demás.
9 El ojo del avaro no se satisface con su suerte, la avaricia seca el alma.
10 El ojo malo se alampa por el pan, hambriento está en su propia mesa.
11 Hijo, trátate bien, conforme a lo que tengas, y presenta dignamente tus ofrendas al Señor.

12 Recuerda que la muerte no se tardará, y que el pacto del seol no se te ha revelado.
13 Antes de morir, haz el bien a tu amigo, según tus medios dale con largueza.
14 No te prives de pasarte un buen día, no se te escape la posesión de un deseo legítimo.
15 ¿No dejarás a otro el fruto de tus trabajos y el de tus fatigas, para que a suertes se reparta?
16 Da y recibe, y recrea tu alma, que en el seol no se puede esperar buena vida.

17 Toda carne como un vestido envejece, pues ley eterna es: hay que morir.
18 Lo mismo que las hojas sobre árbol tupido, que unas caen y otras brotan, así la generación de carne y sangre: una muere y otra nace.
19 Toda obra corruptible desaparece, y su autor se irá con ella.
20 Feliz el hombre que se ejercita en la sabiduría, y que en su inteligencia reflexiona,
21 que medita sus caminos en su corazón, y sus secretos considera.

22 Sale en su busca como el que sigue el rastro, y en sus caminos se pone al acecho.
23 Se asoma a sus ventanas, y a sus puertas escucha.
24 Acampa muy cerca de su casa, y clava la clavija en sus muros.
25 Monta su tienda junto a ella, y se alberga en su albergue dichoso.
26 Pone sus hijos a su abrigo, y bajo sus ramas se cobija.
27 Por ella es protegido del calor, y en su gloria se alberga.

Eclesiástico 15
1 Así hace el que teme al Señor, el que abraza la Ley logra sabiduría.
2 Como una madre le sale ella al encuentro, le acoge como una esposa virgen.
3 Le alimenta con pan de inteligencia, el agua de la sabiduría le da a beber.
4 Se apoya él en ella y no se dobla, a ella se adhiere y no queda confundido.
5 Ella le exalta por encima de sus prójimos, en medio de la asamblea le abre la boca.

6 Contento y corona de gloria encuentra él, nombre eterno en herencia recibe.
7 Jamás la lograrán los insensatos, los pecadores nunca la verán.
8 Lejos está del orgullo, los mentirosos no se acuerdan de ella.
9 No cabe la alabanza en boca del pecador, porque no le viene del Señor.
10 Que en la sabiduría se expresa la alabanza, y el Señor la guía por buen camino.
11 No digas: "Por el Señor me he apartado", que lo que él destesta, no lo hace.

12 No digas: "El me ha extraviado", pues él no ha menester del pecador.
13 Toda abominación odia el Señor, tampoco la aman los que le temen a él.
14 El fue quien al principio hizo al hombre, y le dejó en manos de su propio albedrío.
15 Si tú quieres, guardarás los mandamientos, para permanecer fiel a su beneplácito.
16 El te ha puesto delante fuego y agua, a donde quieras puedes llevar tu mano.
17 Ante los hombres la vida está y la muerte, lo que prefiera cada cual, se le dará.

18 Que grande es la sabiduría del Señor, fuerte es su poder, todo lo ve.
19 Sus ojos están sobre los que le temen, él conoce todas las obras del hombre.
20 A nadie ha mandado ser impío, a nadie ha dado licencia de pecar.