16 de noviembre de 2011

Eclesiástico 10-12

Eclesiástico 10
1 El juez sabio adoctrina a su pueblo, la autoridad del sensato está bien regulada.
2 Según el juez del pueblo, así serán sus ministros, como el jefe de la ciudad, todos sus habitantes.
3 El rey sin instrucción arruinará a su pueblo, la ciudad se edifica sobre la prudencia de los dirigentes.
4 En manos del Señor está el gobierno de la tierra, a su tiempo suscita para ella al que conviene.

5 En manos del Señor el recto camino del hombre, él pone su gloria en el escriba.
6 Sea cual fuere su agravio, no guardes rencor al prójimo, y no hagas nada en un arrebato de violencia.
7 Odioso es al Señor y a los hombres el orgullo, para ambos es un yerro la injusticia.
8 La soberanía pasa de una nación a otra, por las injusticias, las violencias y el dinero.
9 ¿Por qué se enorgullece el que es tierra y ceniza? ¡si ya en vida es su vientre podredumbre!

10 La larga enfermedad deja perplejo al médico, y el que hoy es rey fenecerá mañana.
11 Y cuando un hombre muere, recibe como herencia reptiles, fieras y gusanos.
12 El comienzo del orgullo del hombre es alejarse del Señor, cuando de su Hacedor se apartó su corazón.
13 Que el comienzo del orgullo es el pecado, el que se agarra a él vierte abominación.Por eso les dio el Señor asombrosos castigos, y les abatió hasta aniquilarlos.

14 Los tronos de los príncipes los volteó el Señor, y en su lugar sentó a los mansos.
15 Las raíces de los orgullosos las arrancó el Señor, y en su lugar plantó a los humildes.
16 Las comarcas de las naciones las arrasó el Señor, y las destruyó hasta los cimientos de la tierra.
17 Tomó algunos de ellos y los destruyó, y borró de la tierra su recuerdo.
18 No se ha hecho para los hombres el orgullo, ni el furor de la ira para los nacidos de mujer.

19 ¿Qué raza es honorable? La del hombre. ¿Qué raza es honorable? Los que temen al Señor. ¿Qué raza es despreciable? La del hombre. ¿Qué raza es despreciable? Los que violan sus mandatos.
20 En medio de sus hermanos es honorable el jefe, y los que temen al Señor, a los ojos de él.
22 Sean ricos, llenos de gloria o pobres, su orgullo es el temor del Señor.
23 No es justo despreciar al pobre inteligente, ni procede glorificar al pecador.

24 Grande, juez y poderoso reciben honores, mas no hay mayor entre ellos que el que teme al Señor.
25 Al siervo sabio los hombres libres sirven, y el hombre de saber no lo critica.
26 No te hagas el sabio cuando cumples tu obra, no te gloríes en el momento de tu aprieto.
27 Más vale el que trabaja y le sobra de todo que el que anda gloriándose y carece de pan.
28 Hijo, gloríate con moderación, y estímate en lo que vales.

29 Al que peca contra sí mismo, ¿quién le justificará? ¿quién apreciará al que desprecia su vida?
30 El pobre es honrado por su saber, y el rico lo es por su riqueza.
31 Quien es estimado en la pobreza, ¡cuánto más en la riqueza! quien es despreciado en la riqueza, ¡cuánto más en la pobreza!

Eclesiástico 11
1 La sabiduría del humilde le hace erguir la cabeza, y le da asiento entre los grandes.
2 No alabes nunca a un hombre por su buen parecer, ni abomines de nadie por su aspecto.
3 Pequeña entre los que vuelan es la abeja, mas lo que ella elabora es lo más dulce.
4 No te gloríes del manto que te envuelve, el día de la gloria no te engrías; pues admirables son las obras del Señor, pero están ocultas a los hombres.

5 Muchos tiranos se sentaron en el suelo, y un desconocido se puso la diadema.
6 Muchos poderosos fueron muy deshonrados, y hombres ilustres entregados a otras manos.
7 Sin haberte informado no reprendas, reflexiona primero y haz luego tu reproche.
8 Sin haber escuchado no respondas ni interrumpas en medio del discuro.
9 Por lo que no te incumbe no discutas, y en las contiendas de los pecadores no te mezcles.

10 Hijo, no te metas en múltiples asuntos, si los multiplicas no saldrás bien parado; aunque los persigas no los alcanzarás ni podrás escapar aunque quieras huir.
11 Hay quien se agota, se fatiga y se apresura, y cuanto más, más tarde llega.
12 Hay quien es débil, necesitado de apoyo, falto de bienes y sobrado de pobreza, mas los ojos del Señor le miran para bien, él le recobra de su humillación.

13 Levanta su cabeza, y por él se admiran muchos.
14 Bienes y males, vida y muerte, pobreza y riqueza vienen del Señor.
17 El don del Señor con los piadosos permanece, y su complacencia les lleva por buen camino para siempre.
18 Hay quien se hace rico a fuerza de engaño y avaricia, y esta es la parte de su recompensa:
19 cuando dice: "Ya he logrado reposo, ahora voy a comer de mis bienes", no sabe qué tiempo va a venir, morirá y se lo dejará a otros.

20 Manténte en tu quehacer y conságrate a él, en tu tarea envejece.
21 No te admires de las obras del pecador, confía en el Señor y en tu esfuerzo persevera.Que es cosa fácil a los ojos del Señor enriquecer de golpe al indigente.
22 La bendición del Señor es la recompensa del piadoso, y en un instante hace florecer su bendición.
23 No digas: "¿De qué he menester? o ¿qué bienes me vendrán todavía?"
24 No digas: "Tengo bastante con ellos, ¿qué mal puede alcanzarme ahora?"

25 Día de bienes, olvido de males, día de males, olvido de bienes.
26 Que es fácil al Señor, el día de la muerte, pagar a cada uno según su proceder.
27 El mal de una hora el placer hace olvidar, al final del hombre se descubren sus obras.
28 Antes del fin no llames feliz a nadie, que sólo a su término es conocido el hombre.
29 No metas a cualquiera en tu casa, que son muchos los lazos del taimado.
30 Perdiz cautiva en su jaula, tal es el corazón del orgulloso, como el espía acecha tu caída.

31 Cambiando el bien por el mal, está al acecho, y a las cosas más limpias pone mancha.
32 Con una chispa se enciende un brasero, así el pecador tiende lazos en busca de sangre.
33 Guárdate del malvado, porque maquina el mal, no sea que te manche para siempre.
34 Mete en casa al extraño, y te traerá el desorden, te hará extraño a tu propia familia.

Eclesiástico 12
1 Si haces el bien, mira a quién lo haces, y por tus beneficios recibirás favor.
2 Haz bien al piadoso; hallarás recompensa, si no de él, al menos del Altísimo.
3 No habrá bienes para el que en mal persiste, ni para quien no agradece la limosna.
4 Da al hombre piadoso, y del pecador no te cuides.
5 Haz bien al humilde y no des al impío; niégale su pan, no se lo des, para que no llegue con ello a dominarte.Pues un mal duplicado encontrarías por todos los bienes que le hubieres hecho.

6 Que también el Altísimo odia a los pecadores, y de los impíos tomará venganza.
7 Da al hombre de bien, y del pecador no te cuides.
8 No se demuestra en la prosperidad el amigo, ni queda oculto en la adversidad el enemigo.
9 Cuando hay prosperidad, los enemigos se entristecen, mas en la adversidad, hasta el amigo se aleja.
10 No confíes jamás en tu enemigo, que cual bronce roñoso, así es su maldad.
11 Aunque se haga el humilde y camine encorvado, mira por ti mismo y guárdate de él.Pórtate con él como el que pule un espejo, sábete que no retendrá hasta el fin su roña.

12 No le pongas junto a ti, no sea que se te revuelva y suplante tu puesto.No le sientes a tu diestra, no sea que tu asiento pretenda, y que al fin comprendas mis palabras, y te pese al recordar mis consejos.
13 ¿Quién se compadecerá del encantador mordido de serpiente y de todos los que se acercan a las fieras?
14 Lo mismo le ocurre al que convive con el pecador y comparte sus pecados.
15 Una hora aguantará contigo, mas si te desmandas, no lo soportará.

16 En sus labios pone dulzura el enemigo, mas en su corazón trama arrojarte a la fosa.En sus ojos lagrimea el enemigo, mas si topa ocasión, no se verá harto de tu sangre.
17 Si los males te visitan, primero que tú le encontrarás allí, fingiendo ayurdarte te agarrará el talón.
18 Meneará su cabeza, batirá palmas, cuchicheará mucho y mudará de cara.