2 de febrero de 2015

Porque mis ojos han visto a tu Salvador (Cántico de Simeón)


La presentación en el templo por Giovanni Bellini.

Cántico de Simeón) (Nunc dimíttis) (Lucas 2, 29-32)

Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.


Nunc dimíttis servum tuum, Dómine, secúndum verbum tuum in pace.
Quia vidérunt óculi mei salutáre tuum, quod parásti ante fáciem ómnium populórum,
lumen ad revelatiónem géntium et glóriam pleis tuæ Israel.

Lord, now lettest thou thy servant depart in peace, according to thy word:
For mine eyes have seen thy salvation,
Which thou hast prepared before the face of all people;
A light to lighten the Gentiles, and the glory of thy people Israel.