Ir al contenido principal

Oremos por los cristianos perseguidos


Señor Dios, que en tu providencia misteriosa asocias la Iglesia a los dolores de tu Hijo, concede a los fieles, que sufren por tu nombre, espíritu de paciencia y caridad, para que se manifiesten siempre testigos verdaderos y fieles de tus promesas. 
Por nuestro Señor Jesucristo.

(De las Oraciones del Misal Romano)



  Dichosos ustedes cuando los insulten y los persigan por mi causa –dice el Señor–. Esten alegres y contentos, porque su recompensa será grande en el cielo. (Mateo 5, 11-12)